Les enseñamos a los niños que hay tantas palabras como colores y que hay tantos pensamientos, porque de por sí el mundo es para que en él nazcan palabras. Que hay pensamientos diferentes y que debemos respetarlos. Y les enseñamos a hablar con la verdad, es decir, con el corazón.



No hay comentarios: